Saltar al contenido

Construcción antisísmica

Gran parte del mundo está expuesto a ser víctima de terremotos de gran intensidad, vemos como constantemente los países que se encuentran en el cinturón del fuego del pacifico sufren de los movimientos telúricos, es así como en Japón, Sumatra, Australia, Nueva Zelanda, México, Perú, Chile y la costa del océano Pacifico de Estados Unidos son azotados constantemente por los movimientos.
Sin embargo, todo el planeta se encuentra sobre placas tectónicas (las que se mueven y acomodan entre sí, provocando el movimiento telúrico) por lo tanto, cualquier lugar puede ser azotado por un terremoto, recordemos lo que sucedió en Haití, Turquía e Italia, por ende contar con una construcción Antisísmica será una variable crucial al momento de salvar vidas y la base económica material de una nación, vemos el caso de Chile que presenta una de las normas antisísmicas más estrictas al momento de construir edificios y tras el embate del quinto terremoto más fuerte del planeta, cayo dramáticamente solo un edificio (que no respeto las normas de construcción) y el resto no sufrió daños graves o resistieron, entregando la posibilidad a que sus ocupantes los abandonaran, en cambio vemos la situación de Haití que sufrió un terremoto de menor intensidad y sus construcciones precarias cayeron en su gran mayoría. 

Estación central de policía de Wellington ha sido construido con una serie de características resistentes a los terremotos. Las paredes exteriores tienen forma de X refuerzos que permite la creación de moverse como un cuerpo rígido. El edificio descansa sobre 24 pilotes flexibles, aislándola de la tierra, y tiene amortiguadores de plomo para reducir temblores.
En las construcciones que pretenden soportar un sismo, los edificios deben ser capaces de soportar los movimientos horizontales que generan los movimientos telúricos y no solo los verticales propios de un edificio, esto se logra integrando muros de hormigón armado que recorran todo el edificio desde los cimientos hasta el último piso. El fin de la construcción antisísmica es la capacidad de deformación sin destrucción que posee una edificación, que sea capaz de otorgar el respaldo necesario a los individuos que se encuentran dentro. 
Otro punto importante es la calidad y tipo de materiales con que se construye, las estructuras de acero y hormigón son fundamentales al igual que la madera es una buena opción por que posee una gran capacidad de deformación, en cambio, ladrillos, adobe y mesclas pobres en adherentes son sumamente peligrosas por su rigidez y fácil destrucción.

Créditos & citaciones en formato APA: Revista educativa Arquitectura21.com, equipo de redacción profesional. (2011, 08). Construcción antisísmica. Manuelette Ramirez Bencosme. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.arquitectura21.com/2011/08/construccion-antisismica.html.