Saltar al contenido

Como cubrir grietas en paredes

para cubrir grietas o tapar agujeros en las paredes. Y como complemento: nuestro análisis de 11 masillas apropiadas para reparar pequeños agujeros y fisuras en superficies de interior. No se gastará más de 4 euros en un buen producto.
En los comercios existe una gran variedad de productos reparadores, tambié n conocidos como tapagrietas, plastes, masillas, etc., cuyas aplicaciones pueen ser muy diversas:
– Rellenar huecos, hendiduras y grietas.
– Alisar superficies irregulares o con marcas.
– Uniformizar una superficie o servir de base antes de aplicar el acabado final.
– Reducir la absorció n de un fondo an- tes de pintar, lo cual ayuda a economi- zar pintura y mano de obra y mejora el acabado.
– Unir materiales diversos de obra.
– Proteger superficies de agresiones ex- teriores como humedad, polució n, etc. 
Todos ellos tienen en comú n el hecho de que son adhesivos, ya que deben de mantenerse unidos a la superficie que hay que reparar y, ademá s, quedar cohesio- nados. Pero de unos a otros generalmente cambia la composició n y la proporción de sus componentes, lo cual determinará que haya productos má s apropiados para un tipo de aplicació n u otro.
Lo que tambié n hay que saber para elegir el producto má s adecuado para nuestras necesidades es que hay productos específicos para:
– reparar superficies de interior o de ex- terior, si bien hay productos aptos para ambos usos;
– distintos tamaños de grietas (no es lo mismo una fisura fina que no es nece- sario rellenarla y basta con cubrirla, que un agujero, roza, etc., que hay que re- llenarlos primero);
– diferentes tipos de superficies: yeso, cemento, hormigó n, madera, ladrillo, piedra…
Nuestro análisis se ha centrado en un lote de 11 productos específicos para pequeñas grietas o agujeros en superficies de interior de yeso, que es donde las he- mos probado por ser é ste el uso má s ha-
bitual. No obstante, en esa selecció n hay
productos aptos para superficies de ce- mento y hormigó n e incluso algunos, ademá s, dicen serlo para madera, la- drillo o piedra.
En el lote analizado hay dos grupos de productos:
– el primero está formado por 8 masi- llas listas al uso, apropiadas para relle- nar pequeñas grietas y agujeros;
– el segundo, por 3 productos destina- dos só lo a cubrir fisuras, que se reco- miendan para la aplicació n de capas de unos 2 o 3 mm.
En este segundo grupo hay un pro- ducto indicado para tapar grietas en zo- nas sometidas a vibraciones o movi- mientos (por ejemplo: junto a vigas de madera que se contraen en invierno y se expanden en verano; o bien, cerca de una puerta que se abre y se cierra cons- tantemente y cuya vibració n puede pro- vocar que se reabra la grieta).
El lijado, en muchos, complicado
Los tapagrietas analizados se venden un tubos o botes. Ambos envases han de- mostrado ser prá cticos para almace- narlos y volver a guardarlos despué s de abrirlos.
Entre los aspectos analizados en el la- boratorio, por su interé s hemos refleja- do en el cuadro los siguientes:
– La informació n del etiquetado rela- cionada con las características del pro- ducto y los consejos de uso.
– La facilidad con que se extrae la ma- silla del envase y se aplica en la pared
para hacer la reparació n con una espá – tula (o sea, la facilidad de aplicació n).
– El nú mero de capas necesarias para cubrir una hendidura de 2 cm de diá – metro y 0,5 cm de profundidad.
– Los resultados de la reparació n de hendiduras poco profundas (de no má s de 1 cm), pero de diferentes diá metros
Reparar una grieta generalmente es bastante fá cil, pero hay que saber hacerlo.

Para que se ahorre en muchos casos la llamada y el dinero que le cobraría un profesional (só lo la viisita le puede suponer unos 18 euros), 

Agujeros o grietas grandes
De má s de 10 cm de anchura y con una cierta profundidad, que es necesario rellenar.
Para aplicar las masillas que hemos analizado necesitará dos espá tulas: una para ir depositando la masilla que se
saque del envase y otra para ir cogiendo pequeñ as cantidades y, luego, extenderlas sobre la pared.
Espá tulas hay de muchos tipos, pero las má s comunes, con hoja metá lica y
empuñ adura de madera, pueden costar unos 2 euros. La espá tula que utilice para aplicar la masilla sobre la pared conviene que tenga la
hoja flexible. Las de hoja rígida son mejores para rascar.
Tambié n interesa escoger una espá tula algo mayor que la hendidura que se quiera reparar.
Por ú ltimo, no olvide que es imprescindible trabajar con herramientas que esté n limpias y secas. Una herramienta
hú meda no haría sino retrasar el proceso de secado de la masilla.

LIMPIE BIEN LA SUPERFICIE
La mayoría de las masillas requieren que la superficie sobre la que se va a aplicar la misma
esté libre de grasa. Para eliminarla suele utilizarse una solució n de amoniaco (existen productos de este tipo a la venta en el
mercado). En la mayoría de los casos es mejor rebajar la solució n de amoniaco con agua: 2 partes de agua por 1 de amoniaco. Despué s de usar el amoniaco, aclare 2 veces la pared con agua.

JUEGUE CON EL ÁNGULO DE LA ESPÁTULA
Cuanto má s paralela a la superficie esté la espá tula, má s gruesa será la capa que se extienda. Por el contrario, si la espá tula forma un á ngulo de 90º con la zona a tratar, la capa será muy fina, ya que se elimina el exceso de masilla que se pudiera haber aplicado.
AGRANDE LAS GRIETAS
Por el tamañ o, hay grietas que primero es necesario rellenarlas y basta con cubrirlas. Para esos casos, antes de utilizar la masilla aumente ligeramente el tamañ o
de la grieta con una rasqueta, para que la hendidura adquiera forma de V. De esta forma, resultará má s sencillo aplicar luego la masilla para rellenarla.

EVITE EL SECADO DEMASIADO RÁPIDO
Si el sustrato es muy absorbente, puede ocurrir que “chupe” el agua presente en la masilla y que é sta se seque con mayor rapidez de la que debiera. En estos casos
puede ser aconsejable humedecer ligeramente la superficie. Pero, por si acaso, lea atentamente las recomendaciones del fabricante.
EN PAREDES O TECHOS
VIEJOS
Puede ser necesario colocar una malla en la zona dañ ada antes de aplicar la masilla. De esta manera, la reparació n será má s robusta.

ELIMINE LOS RESTOS DE MASILLA
Esfué rcese sobre todo en aplicar bien la masilla y en intentar dejar una superficie lo má s lisa posible
(La espá tula le servirá para eliminar los restos de masilla.) Así será menor el esfuerzo y el tiempo que se deberá invertir en
el proceso de lijado y se notará en el resultado.
APLIQUE LA MASILLA
POCO A POCO
Si pone demasiada masilla en la espá tula, é sta se irá secando con los movimientos y, ademá s, puede que se ensucie.
Rellene las hendiduras profundas aplicando varias capas sucesivas. Si las capas internas las deja con cierta rugosidad, mejor adherencia presentará la capa siguiente.
Y remueva la masilla si lleva un rato trabajando. Le servirá para evitar que haya partes que se sequen má s que otras.

EL LIJADO, SOBRE
EL PRODUCTO SECO
Una vez que se haya secado la masilla, podrá pasar a lijar la superficie reparada para que quede lo má s lisa posible. Tenga cuidado al hacerlo para evitar que sufra el sustrato original.
Cuando termine con el lijado, elimine de la pared los restos de polvo y proceda a pintar.

Créditos & citaciones en formato APA: Revista educativa Arquitectura21.com, equipo de redacción profesional. (2011, 03). Como cubrir grietas en paredes. Manuelette Ramirez Bencosme. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.arquitectura21.com/2011/03/como-cubrir-grietas-en-paredes.html.