Antes de empezar el artículo del dia de hoy es preciso que recuerdes esta frase: NO HAY UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD PARA UNA PRIMERA IMPRESIÓN… El ingeniero civil, así como también los profesionales involucrados con el entorno de la construcción (arquitectos, decoradores), tienen como propósito inicial tratar directamente con el cliente para luego empezar a diseñar y construir la obra. Esa primera entrevista que tienes con el nuevo cliente es lo que definirá el transcurso del proyecto, de si se diseña o no, que tanto le agradará al cliente, etc.

Lo cierto es que muchos clientes suelen deducir la calidad de un trabajo estudiando la imagen personal y profesional del ingeniero o arquitecto, y esta es una tendencia demostrada. Está comprobado que un profesional con una buena imagen personal tiene mayores porcentajes de alcanzar el éxito en su profesión, y todo esto se debe a la confianza que depositan sus clientes en esa primera entrevista. En pocas palabras el mercado prefiere invertir mas, y se sienten mas seguros al hacer negocios con profesionales que gozan que una excelente apariencia visual, buen vocabulario a la hora de conversar, bien vestido y con excelentes relaciones sociales.

¿Le confiarías el proyecto de un edificio a un ingeniero desaliñado, desordenado y que siquiera se preocupa por su apariencia física? Pues lo cierto es que mas del 80% del mercado evita tener negocios con profesionales de este tipo, dado a que deducen que el trabajo final será un trabajo similar, desordenado y fuera de base. Los clientes observan, y mas en esa primera entrevista, y para estos casos la primera impresión es la que cuenta. De por dios, un buen ingeniero o arquitecto siempre trata de explotar una imagen cool de cara a sus clientes…

Desde hace ya un par de años uno de mis mejores amigos me mostró una técnica que nunca falla a la hora de ganarnos el cliente en la primera entrevista. Lo primero es evaluar al posible cliente, saber que es lo que le gusta, su personalidad, forma de ver las cosas y el mundo. En dado caso trataremos de explotar esos detalles, y adicionalmente mostrando nuestra mejor apariencia e imagen, pero claro, tratar que esta imagen no sea tan superior a la del cliente, ni mucho menos por debajo. Si tu cliente es una persona adinerada entonces ponte tu mejor traje en la primera entrevista, tu mejor reloj y un buen perfume. En dado caso si es un cliente de clase media entonces un estilo casual te ayudará a romper ese hielo inicial. El objetivo es explotar una imagen en la cual el cliente se sienta completamente cómodo a la hora de hablar con usted.

¿Te imaginas una reunión con un cliente millonario y usted vestido como un payaso con una camilla de cuadros de 10 colores distintos? ¿o te imaginas vestido de etiqueta con un cliente que nunca se ha puesto un traje en su vida? Sea cual sea el punto tener una excelente imagen a la hora de hacer negocios te añade ese valor positivo que necesitas para cerrar el negocio, iniciar a diseñar el proyecto y finalmente consturirlo, y al final todos contentos con la nueva edificación…



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Manuelette Ramirez Bencosme.
Fecha de publicación: Mayo 14, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: