Las empresas invierten enormes sumas de dinero en la capacitación de sus gerentes, a quienes inscriben en programas de entrenamiento y desarrollo de técnicas gerenciales. Existe una técnica gerencial que con frecuencia se pasa por alto y que es esencial para tener éxito en los negocios y para llegar a obtener el respeto, tanto de los subalternos como de los superiores; se trata de cuidar lo que usted dice. Por lo general, se acepta el hecho de que la gente habla principalmente de acuerdo con su experiencia.

MARCO DE REFERENCIA PARA LA EVALUACION

Las técnicas verbales dan forma y apoyo a las relaciones interpersonales. Ellas representan un recurso vital para el desarrollo de nuestras aptitudes como profesionale, y de nuestra credibilidad como comunicadores. Afin de perfeccionar sus técnicas de comunicación, usted debe hacer una evaluación de cuáles son sus puntos débiles y cuáles los fuertes. A continuación vemos una lista de la puntos fuertes y débiles para evaluarnos:

1. Yo sí sé escuchar. Estoy siempre atento y en actitud receptiva durante cualquier interacción verbal.

2. Cuando me encuentro con alguien por primera vez, trato de dar una buena impresión confiando más en lo que digo que en mi apariencia física.

3. Cuando hablo, lo hago oportunamente y me expreso en forma apropiada, logrando que mis palabras tengan un efecto notorio en los demás.

4. Me muestro animado al hablar, y mi lenguaje corporal hace que el diálogo continúe.

5. Empleo una modulación y un volúmen de voz determinados, en un esfuerzo consciente por reforzar el efecto de lo que digo.

6. Cuando participo en una conversación, siempre trato de ser amistoso y comunicativo, pues deseo ser un amigo y no un enemigo.

7. Hasta la fecha, mis técnicas de comunicación interpersonal son la clave de mi éxito. Considero que son mi mayor ventaja.

8. Comprendo la importancia que tiene el dominio de mí mismo, y siempre lo práctica.

9. Interactúo bien con la gente, porque entiendo perfectamente todos los elementos implicados en ello.

  

10. Siempre cuido lo que digo, porque sé que hasta las paredes tienen oídos.

11. En muy pocas ocasiones hablo acerca de una información o la revelo, si considero que puede ser delicada.

12. Puedo permanecer en silencio a propósito, pues ejerzo un excelente control sobre cada palabra que pronuncio.

13. Ejerzo control sobre lo que digo, incluso después de beber algunas copas.

14. Siempre me siento impulsado a confesarlo o a decirlo todo por el solo hecho de desahogarme y aclarar el asunto en cuestión.

15. Confío poco en los demás.

16. Soy capaz de guardar un secreto, de tal manera que no tengo necesidad de preocuparme porque pueda llegar a divulgar la información que se me ha confiado.

17. Creo que las filtraciones de información en una empresa son graves y pueden tener repercusiones nocivas.

18. Muy pocas veces me siento impulsado a cometer una indiscreción y, en consecuencia, sé que soy capaz de guardar una confidencia.

19. A menudo doy, inconscientemente, claves ocultas en mi conversación; en consecuencia, un interlocutor sagaz podrá leer entre líneas y estar al tanto de mis mensajes subyacentes.

20. No me preocupan los altercados, porque nunca participo en ellos.

21. El control que ejerzo sobre lo que digo es algo que surge naturalmente en mí.

22. Siento que me comporto muy bien en la mayoría de las situaciones que entrañan una interacción verbal.

23. No reacciono emocionalmente cuando me siento atrapado o cuando me provocan. Puedo refrenarme para no reaccionar en una forma de la que me arrepentiría más tarde.

24. Entiendo mis sentiemientos recónditos y sé por qué digo ciertas cosas.

25. Sé cuándo es apropiado hablar y cuándo es más conveniente guardar silencio.

26. Me cuesta mucho trabajo guardar para mí mismo la información importante que se me confía, debido a que no soy una persona reservada.

27. Casi nunca empleo palabras malsonantes, porque considero que no es apropiado hacerlo en un ambiente social o de negocios.

28. Sé escuchar a los demás, pero con frecuencia no presto atención a muchas de las cosas que me dicen.

29. Sé cuando debo permanecer en silencio en el curso de una conversación.

30. Soy muy eficiente cuando se trata de persuadir a las personas de que comprendan mi punto de vista o de que hagan lo que yo deseo.

31. A pesar de que me gustaría ser muy franco, creo que no podría sobrevivir en este mundo tan competitivo si digo siempre la verdad; así que miento de vez en cuando.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Manuelette Ramirez Bencosme.
Fecha de publicación: marzo 27, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: