Si el agregado permite el mínimo porcentaje de espacios vacíos, se obtendrán morteros más manejables y resistentes.
La forma esférica, además de presentar una masa más compacta que la de granos angulosos, proporciona menos superficie de contacto entre sí y menos superficie a recu- brir (con lechadas), lográndose mezclas más económicas.



Cribado y lavado

Para garantizar la buena calidad del mortero, se debe obte- ner uniformidad en los granos del material inerte (arena), así como un alto grado de limpieza del material.
De los mantos naturales y de la trituración de las rocas nunca se obtienen agregados con granulometría que satisfaga las normas, por lo que es necesario el cribado.
Las cribas manuales de albañilería cubren la función de separar los granos, uniformándolos. Esta consiste en un bastidor de madera y una tela metálica (de diferentes medidas, según la especificada), pudiendo ser intercam- biable para separar granos de diferentes tamaños; tam- bién existen cribas mecánicas.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Manuelette Ramirez Bencosme.
Fecha de publicación: marzo 27, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: