La mayor parte de la corrosión del acero es debida a un proceso electroquímico. El hierro contenido en el acero reacciona con el oxígeno y el agua, para formar óxido férrico hidratado, óxido que conocemos como la herrumbre del acero. Para que haya este tipo de corrosión es necesario que estén presentes en el ambiente tanto el oxígeno como el agua. Si falta uno de ellos, no hay corrosión electroquímica. De ahí la importancia de impedir la humedad en las construcciones (Referencia 1).
Hay otras formas de corrosión, de las cuales nombro la bimetálica, que sucede cuando están en contacto dos metales. De acuerdo con la posición relativa que tengan esos dos metales en la serie galvánica, uno de ellos sufrirá corrosión.
De esta manera, el zinc o aleaciones de alumino que estén en contacto con el acero, sufren corrosión.
Por el contrario, será el acero el que sufra corrosión, si los metales son: plomo, cobre, bronce, etc., por lo que es necesario impedir el contacto, para lo cual en general las soluciones son sencillas.
En los perfiles doblados en frío que tengan espesores muy delgados y que no sean galvanizados, la corrosión puede llegar a debilitar en mucho la resistencia de la pieza, por cuanto el espesor corroído puede llegar a ser un alto porcentaje del espesor original de la lámina, en relativamente poco tiempo.
Por ejemplo: La corrosión atmosférica depende de factores tales como contaminación por los vehículos, contaminación por fábricas, humedad, microclima, sitio en que se encuentra la pieza, etc. Debido a esos factores, la razón de corrosión es difícil calcularla exactamente. Para un ambiente contaminado y húmedo como el de San José, ésta podría ser quizás de 50 a 100 micrómetros por año. Si la pieza tiene un espesor de 1,6 milímetros y si usamos 100 micrómetros por año, al cabo de unos cuatro años se habrá perdido un 25% del espesor, y si esto ocurrió en una sección de importancia estructural, ese debilitamiento podría provocar fallas.

Como protecciones contra la corrosión podríamos enumerar: a) Impedir al máximo el contacto de la humedad con la estructura (Referencia 1).

    a) Lo ideal es que estos perfiles sean galvanizados, ya que la galvanización protege al acero de la corrosión, pues el zinc se convierte en el metal sacrificado en el proceso de corrosión.
    b) Pintar de manera adecuada la estructura, con una pintura de primera calidad (Referencia 2).
    c) Sugerencia: actualmente los perfiles que fabrican Abonos Agro y Metalco los venden sin pintar. Respetuosamente sugiero que estas empresas apliquen una primera capa de pintura, que inhiba la corrosión. Este proceso hecho técnicamente en la fábrica, tiene varias ventajas:
        1) Se puede lograr un buen control de calidad, contrario a la deficiente manera a como,
        2) Por ser un proceso en fábrica, este recubrimiento sale más barato que hacerlo en talleres, en la obra, etc.
        3) Esa es una garantía en cuanto a durabilidad, que adquirirá el propietario de la obra. Etc.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Manuelette Ramirez Bencosme.
Fecha de publicación: Febrero 2, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: