Algunas personas consideran que el concreto de alta resistencia es diferentedel concreto que todos conocemos, y sospechan que existe algún criterio sobre su elaboración y hasta una receta. Este artículo pretende destruir este mito.

Durante casi un siglo, el concreto estructural ha sido producido rutinariamente con una resistencia a los 28 días dentro del rango de 20 a 30 MPa (2900 a 4400 psi), o incluso hasta 35 MPa (5100 psi). Ocasionalmente, en circunstancias especiales, se han obtenido resistencias más altas, por lo que a este concreto se le describe como de alta resistencia.

Hace 30 años el concepto de ìalta resistenciaî era aplicado al concreto con una resistencia de 40 MPa (5800 psi) o cercana a ésta; más recientemente, el umbral aumentó a 50 ó 60 MPa (7300 a 8700 psi).
Tales concretos no eran producidos rutinariamente, pero tampoco se consideraban extraordinarios. Sin embargo, en los últimos 15 años entraron al campo de la construcción de edificios altos y puentes: 90, 100, 110 MPa (13 000, 14 500, 16 000 psi), con una resistencia ocasional de 120 MPa (17 000 psi). 
Todas estas resistencias han sido alcanzadas consistentemente y sobre una base de rutina.
Este tipo de concreto es percibido por algunos ingenieros, propietarios y especificadores como un material fundamentalmente diferente del concreto con el que todos hemos crecido. Ellos sospechan que existe algún criterio sobre su elaboración y posiblemente hasta una receta secreta.
El propósito de este artículo es destruir este mito y mostrar que el concreto de alta resistencia es simplemente concreto.
Este mito se corrige hablando en varias partes por que es muy extenso, asi es que puede leerlas a continuacion.
Probablemente con estas seis partes no logre todavia llegar al fondo de este tema por lo que podria agregar mas informacion. Editando aqui tienen la segund parte de la entrega, segunda parte sobre el mito del concreto de alto rendimiento.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Manuelette Ramirez Bencosme.
Fecha de publicación: febrero 2, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: