La preservación y la conservación de la naturaleza toman todos los días más importancia; cada vez nos preocupamos más por que formen parte de nuestra vida diaria, en nuestra casa, oficina, comercio, etc.
Las plantas ornamentales constituyen un elemento básico en la decoración. Tienen su lugar en los diseños de grandes arquitectos; son el secreto de expertos decoradores, y también colaboran con la estética de nuestros hogares. Son indispensables para dar un efecto natural y oxigenar áreas internas. Su presencia en toda decoración, sencilla o monumental, permite el equilibrio necesario de los elementos.
Es importante recalcar que para áreas internas, las plantas deben reunir ciertas características; no todas las variedades pueden ser utilizadas.
Existe una serie de, llamemos, ìreglas básicasî, para plantas de interior:
1. Es necesario que se encuentren aclimatadas para evitar que se dañen una vez dentro de las áreas. La aclimatación es el proceso de ir quitando a la planta, paulatinamente, la luz natural, con el fin de que el follaje se adapte a las nuevas condiciones de luz, lo que le permitirá disfrutar de las plantas en el nivel interno. 
2. El material que debe usarse es de follaje verde, en la mayoría de los casos. Cuanto más verde, más resistente será a condiciones de luz artificial. Existen, sin embargo, variedades que se aclimatan para interiores con pigmentaciones blancas o amarillas, en combinación con el verde, que permite equilibrar las tonalidades.
3. El riego es indispensable y, dependiendo de las condiciones del lugar, se debe hacer en forma semanal. Es importante que la planta no sufra deshidratación ni exceso de agua. Para ello es necesario medir el nivel de humedad. Mientrs la raíz de la planta esté humeda, ésta no sufre. Entonces si la tierra está humeda, no es necesario regarla.
4. La limpieza es un factor decisivo y a veces lo olvidamos. Es importante, primero, para prevenir la creación de insectos y hongos, y segundo, porque da a la planta el brillo natural de sus hojas. Para limnpiar las plantas solamente necesitamos un pañito seco y pasarlo suavemente sobre el follaje, una vez por semana. Puede ser el mismo día del riego.
5. Algunas variedades requieren más luz y ventilación que otras, por lo que se recomienda asesorarse por expertos. Incluso, en el caso de nuestra empresa, solicitamos nos aclaren el tipo de ambiente (luz, ventilación, humedad, etc.) para evitar decepciones innecesarias.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Manuelette Ramirez Bencosme.
Fecha de publicación: febrero 3, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: