Dado que en los estatutos de la Cámara de la Construcción se establece que la misma debe “organizar a los industriales de la construcción … creando entre ellos nexos efectivos de solidaridad”, la Junta Directiva comisionó y aprobó el siguiente DECÁLOGO DEL CONSTRUCTOR, con el fin de fomentar la solidaridad y la libre competencia entre los asociados a nuestra Cámara: 
1) Participar únicamente en aquellas licitaciones donde se garantice un acto de apertura de las ofertas en presencia de los oferentes. 
2) Abstenerse de desacreditar a los competidores. En particular, durante el proceso de invitación a participar en una licitación del sector público o privado, así como durante el período de preparación de ofertas y hasta la apertura de las mismas, abstenerse de influir ante el propietario o sus representantes desacreditando a los competidores.
3) Respetar la decisión del cliente en cuanto a su escogencia del adjudicatario de una licitación, absteniéndose de presentar contraofertas que varíen las condiciones de las ofertas originales, emitir opiniones o ejercer presiones que afecten el proceso de negociación entre la empresa favorecida y el propietario.
4) En aquellas licitaciones donde el propietario o quien lo represente pida una revisión de precios una vez conocidos los resultados del concurso, abstenerse de presentar este tipo de contraofertas. 
5) En el mercado laboral, negociar únicamente con aquel personal clave que, laborando para alguna empresa de la competencia, ha manifestado su intención de trasladarse de empresa. Esto para eliminar presiones sobre este personal tendientes a desestabilizarlo en relación con la compañía para la que labora. 
6) En licitaciones del sector público, únicamente apelar cuando se tiene razón justificada y suficiente. 
7) Cuando se trate de contrataciones de proyectos en forma directa, abstenerse de desacreditar al competidor ante el propietario o sus representantes, pretendiendo perjudicarlo y favorecerse a sí mismo o a un tercero. 
8) Velar siempre por un correcto desarrollo de los procesos licitarios, absteniéndose de participar en negociaciones entre oferentes, o bien entre uno o varios oferentes y el propietario, tendientes a escoger un constructor como acto previo a la apertura de ofertas. 
9) Si la etapa de construcción de una obra es motivo de una licitación independiente a la de consultoría, es decir, si no se trata de un proyecto llave en mano, las empresas que se dedican tanto a la consultoría como a la construcción, así como sus profesionales, solo podrán participar en una de las dos actividades. 
10) En materia laboral y comercial deberán cumplirse todas las disposiciones que las leyes y reglamentos vigentes exijan.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Manuelette Ramirez Bencosme.
Fecha de publicación: febrero 3, 2012.

Para citar este artículo en formato APA: