Un profesional independiente, trabajador autónomo o un freelance es alguien que trabaja por cuenta propia y no se compromete por un período de tiempo determinado a un empleador. Estos trabajadores son a menudo representados por una empresa o una agencia que revende su mano de obra y la de otros a sus clientes con o sin la gestión de proyectos y el trabajo aportado por sus empleados regulares. Otros son completamente independientes. “Un Contratista independiente” sería el término que se utiliza en un registro más alto de usos.
Los campos donde es común incluir un freelance son, la música, el periodismo, la edición, el guión, la cinematografía, la actuación, el fotoperiodismo, el area de cosméticos, fragancias, organización de eventos, gestión de eventos, edición, corrección de textos, la indexación, redacción, programación informática, diseño web, diseño gráfico , desarrollo de sitios web, consultoría, orientación turística, edición de vídeo, producción de video, la traducción y por supuesto mi campo la construcción.

La práctica independiente es muy variable. Algunos requieren que los clientes firmen contratos por escrito, mientras que otros pueden realizar un trabajo sobre la base de acuerdos verbales, quizás exigibles a través de la propia naturaleza de la obra. Algunos trabajadores independientes pueden proporcionar estimaciones de trabajo por escrito y solicitar depósitos de los clientes.

El pago por el freelance también es muy variable. Los autónomos pueden cobrar por el día, hora, a destajo, o en función de cada proyecto. En lugar de una tarifa plana, algunos independientes han adoptado un valor basado en el método de fijación de precios basado en el valor percibido de los resultados al cliente. Por costumbre, los acuerdos de pago puede ser por adelantado, un porcentaje adelantado , o contraentrega. Para proyectos más complejos, un contrato puede establecer un calendario de pagos sobre la base de hitos (items o actividades) o resultados.

En la escritura y otros campos artísticos,el “freelance” y sus derivados son términos a menudo reservados para los trabajadores que crean obras por iniciativa propia, y luego buscan a alguien para su publicación. Por lo general mantienen los derechos de autor de sus obras y venden los derechos a los editores de los contratos por tiempo limitado. Por el contrario, la propiedad intelectual creada en virtud de una obra para la situación de contratar de acuerdo con los editores o de otros clientes cuyas especificaciones se conocen como “contratistas independientes” y similares.

Esta ha sido la manera que tengo de trabajar desde que tengo 14 años, y de hecho nunca he podido trabajar para nadie pues uno como que se acostumbra a decidir diariamente lo que se debe hacer pero tiene la desventaja que todos los errores son propios con la ventaja que se aprende algo nuevo cada dia.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Manuelette Ramirez Bencosme.
Fecha de publicación: Septiembre 19, 2011.

Para citar este artículo en formato APA: