Reformar una casa
es uno de los mayores quebraderos de cabeza de muchas personas quienes se agobian tan solo con pensarlo. Sin embargo hay veces que no queda más remedio que meterse en una obra ya sea para arreglar desperfectos o simplemente por motivos estéticos. Si estás en esta tesitura debes tener en cuenta varios factores a la hora de hacer una reforma:

  • Analiza bien la reforma a realizar, es importante en el sentido que puedes aprovechar una pequeña reforma para arreglar otras partes de la casa. A la larga, una gran reforma es más económica que varias pequeñas.
  • Planifica todos los detalles de la reforma. No te olvides de cables, puntos de luz o cualquier detalle.
  • Contactar con personal profesional. En caso de que se trate de una reforma considerable, es necesario la ayuda de profesionales. Para ello, compara varios presupuestos y compra el material a utilizar, esta medida abaratara sensiblemente el precio final de la reforma.
  • Pedir permisos en el Ayuntamiento de tu ciudad, especialmente si se trata de obras en el exterior de la casa o fachada. En caso que no pidas permiso puedes ser sancionado a multas severas.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Manuelette Ramirez Bencosme.
Fecha de publicación: Septiembre 7, 2011.

Para citar este artículo en formato APA: