La urbanización en la segunda mitad del siglo 19 inducida por otros cambios importantes en última instancia, cabiaron la cocina tradicional por la cocina moderna. Por pura necesidad, las ciudades comenzaron la planificación y construcción de tuberías de distribución de agua en los hogares, y las alcantarillas construidas para hacer frente a las aguas residuales.
Las tuberías de gas fueron establecidas, el gas fue utilizado por primera vez en la iluminación, pero una vez que la red había crecido lo suficiente, también se hizo disponible para calentar y cocinar en estufas de gas. A la vuelta del siglo 20, la electricidad había sido dominado lo suficiente como para convertirse en una alternativa comercialmente viable a gas y poco a poco comenzó a reemplazar el segundo. Pero al igual que la cocina de gas, la estufa eléctrica tuvo un comienzo lento. La estufa eléctrica primero se había presentado en 1893 en la Exposición Colombina Mundial en Chicago, pero no fue hasta la década de 1930 que la tecnología era lo suficientemente estable y empezó a despegar.
La industrialización también provocó cambios sociales. La clase nueva trabajaba en fabricas en las ciudades se encuentraba en condiciones generalmente pobres. Familias enteras vivían en una pequeña casa o apartamentos de dos habitaciones en edificios de apartamentos de hasta seis pisos de altura, mal ventiladas y con iluminación insuficiente. A veces, debian compartir el piso de cocinas con  los hombres solteros que pagagaban por una cama en la noche.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Manuelette Ramirez Bencosme.
Fecha de publicación: Agosto 12, 2011.

Para citar este artículo en formato APA: