Cuando transmitimos información entre dos dispositivos inalámbricos, la información viaja entre ellos en forma de tramas. Estas tramas son básicamente secuencias de bits. Las secuencias de bits están divididas en dos zonas diferenciadas, la primera es la cabecera y la segunda los datos que verdaderamente se quieren transmitir.

La cabecera es necesaria por razones de gestión de los datos que se envían. Dependiendo de la forma en la que se module la cabecera (o preámbulo), podemos encontrarnos con diferentes tipos de tramas, como son: Barker. (RTS / CTS)

CCK. Complementary Code Keying

PBCC. Packet Binary Convolutional Coding

OFDM. Orthogonal Frequency−Division Multiplexing

Una representación gráfica de las tramas más importantes:

Como podemos ver la cabecera en el caso de la codificación OFDM es más pequeña. A menor tamaño de cabecera menor overhead en la transmisión, es decir, menor tráfico de bits de gestión luego mayor sitio para mandar bits de datos. Lo que repercutirá positivamente en el rendimiento de la red.

Ya a primera vista podemos ver que el estándar 802.11g es una unión de los estándares 802.11 a y b. Contiene todos y cada uno de los tipos de modulación que éstos usan, con la salvedad de que esta opera en la banda de los 5 Ghz, mientras que los otros dos operan en la del los 2?4 Ghz.
Cuando tenemos una red inalámbrica en la que todos los dispositivos son tipo a o todos de tipo b no hay problemas en las comunicaciones. Cada AP tipo a tendrá sólo TRs tipo a y los APs tipo b tendrán sólo TRs tipo b. Se seleccionará la mejor modulación y se transmitirá. Si la comunicación óptima no es posible debido a una excesiva distancia entre los dispositivos o por diferentes tipos de interferencias se va disminuyendo la velocidad hasta que se encuentre la primera en la que la comunicación es posible.
En el caso de dispositivos AP 802.11g normalmente estaremos usando la modulación OFDM, modulación que es la óptima para este estándar.
Si por un casual un dispositivo 802.11b quisiera hablar con otro dispositivo 802.11g, este último debería
aplicar una modulación compatible con el estándar b, cosa que es capaz de hacer. Sin embargo el dispositivo b no puede escuchar las transmisiones de los otros dipositivos g que hablan con su partner pues éstos usan una modulación que él no es capaz de entender. Si un dispositivo b comenzase a hablar a la vez que un dispositivo g se producirían colisiones que impedirían la transmisión, no por que interfieran ya que usan diferente modulación sino porque el AP normalmente sólo será capaz de hablar con un dispositivo a la vez.
Para evitar las colisiones, los equipos b usan la modulación Barker con TRS/CTS (Request To Send / Clear To Send), que básicamente significa que deben pedir permiso al AP para transmitir.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Manuelette Ramirez Bencosme.
Fecha de publicación: Mayo 1, 2011.

Para citar este artículo en formato APA: