Si son de un país con cuatro estaciones o dos como es mi caso, sabrán que después del invierno la pintura exterior e interior de nuestras casas siempre termina maltratada y mucho más cuando no se le protege adecuadamente antes de cada invierno. Puertas con hongos, ventanas mohecidas, paredes descascaradas en fin son interminables los daños que el invierno de fuertes a moderadas lluvias, ya sean que solo tengas lluvias o nieve como en los países nórticos y sureños pegados al polo, y los de altura suficiente para padecer de inviernos fríos. Sea como sea el clima de ti que estás leyendo algo seguro es el maltrato que sufren las paredes, techos, ventanas y puertas. Llega la hora de hacer un inventario de los posibles daños y poner en práctica un plan de mantenimiento correctivo y preventivo, de lo que deseo hablar más directamente es sobre la pintura. Si no posees el conocimiento adecuado puedes llamar un contratista y que lo evalúe por ti.
Cuando ya has hecho el recuento llega la pregunta del millón, pintar yo mismo o contratar a un pintor pro?
En primer lugar el mantenimiento preventivo y correctivo de la pintura de su casa no es meramente estético, realmente lo que comprende a este tipo de obra es mas de carácter de protección que de estética, recordemos que la pintura juega un papel esencial para la protección y aislamiento de paredes, puertas, ventanas y metales. Además si usted alquila o vende propiedades los defectos que atrae la poca protección de su vivienda puede resultar en un arrendamiento o valor de venta más barato ya que su vivienda pierde atractivo. “pero pintar es fácil, para que pagar si puedo hacerlo yo mismo. Solo compro la pintura a mi gusto” esto es lo que algunos clientes piensan para bien o para mal. Si a algunos les va bien esta frase por que poseen conocimientos a otros con menos conocimiento y practica digamos que no les va tan bien por decirlo así. Entonces como decidirse por un contratista o por hacerlo tú mismo.
Bien tal vez esta corta historia te ayude. Hace algún tiempo estábamos muy ocupados en la remodelación de un edificio de oficinas, ya estábamos en acabados y mi equipo de pintores estaba por decirlo así con el $%& a dos manos ($%&=espalda baja dicho de otra manera), entonces como fui pintor más de tres años me pidieron que durante la noche les diera algo de aliento a los nuevos enseñándoles como un gordito como yo todavía pintaba rápido y eficientemente. Entonces me dispuse a pintar me puse mi ropa de trabajo y pase inadvertido era un trabajador más, tome mi balde, una brocha de 3” para los remates y lo lleve al centro de mezclado de pintura, eran colores preparados por lo que teníamos nuestro propio mezclador y ahí daba el mismo tono siempre, llene a más de la mitad mi balde o cubeta como quieran decirles, y me dispuse a pintar, normalmente el piso debe ser protegido con plástico o papel, asi es que espere a que protegieran y comencé a pintar, normalmente alguien para pintar necesita bandejas y otras cosas yo con la práctica aprendí a pintar solo con una cubeta de pintura y rodillo de 8 pulgadas.
En pocos minutos termine una pared de 9 metros de largo y 3 de altura con ayuda de un recortador una persona que pinta el recorte o las esquinas y divisiones del cielo falso y la pared, de las puertas y coyunturas, se terminó exactamente en 28 minutos eso es 27 metros cuadrados en media hora. Cuando comencé la siguiente pared un ejecutivo de la empresa que se había quedado a trabajar tarde se detuvo detrás de mí y me dijo unas palabras me dijo “eso que haces se ve fácil, ¿cuánto cuesta la pintura de una casa?” Como no me reconoció solo le respondí que con materiales incluidos costaba unos 4 dólares cada metro y solo mano de obra 1 dólar cada metro cuadrado. El solo se sonrió con una risa sarcástica y se marchó. Yo termine un par de paredes más y me marche luego de hablar con los demás pintores ya que el maestro de obras los reunió por que la mayoría de obreros no sabía que su jefe estaba pintando con ellos, les di un par de consejos y me fui a mi casa un viernes recuerdo. El lunes por la mañana tuve una reunión con el comité de la empresa para detallar algunas obras de la remodelación el ejecutivo que estaba presente y me reconoció me dijo “hey no eras el pintor con el que hable el viernes” le respondí afirmativamente, se rio nuevamente (me molesto para ser honesto un poco), pero pronto me respondió “trate de pintar una pared en mi casa ya que lo hacías ver tan sencillo, y con el primer intento con el rodillo manche casi toda la puerta de entrada de mi casa, por lo cual recibí una buena llamada de atención de parte de mi esposa, y pase todo el fin de semana limpiando la puerta. ¿Cuánto me dijiste que cobrabas?.
Bien la verdad puedes a veces equivocarte, con lo que hacen los demás, cuando alguien tiene mucha práctica se ve fácil lo que hace, lo que sucedió es que esta persona tenía la equivocada idea que porque alguien es un simple pintor, no merece ganar lo que gana, y menos si le cuesta así de poco hacerlo. Yo en mis buenos tiempos llegue a pintar hasta 1500 metros cuadrados por lo cual ganaba más que el propio ingeniero residente, pero no es culpa mía, es culpa de la práctica, de la ética, del estudio, de las circunstancias, no se muchos factores. Pero sencillo no es fácil, cuando era más joven no ganaba nada mal pero a mi casa solo llegaba a dormir, nunca salía a fiestas, ni me picaba con mis amigos, casi ni tenía amigos, el trabajo era mi único amigo, en ingles creo que le dicen workoholic. Así es que todo tiene su lado bueno y su lado malo, lo malo es que pienses que las cosas son fáciles, pueden ser sencillas pero fáciles jamás. Lo bueno es que te asesores preguntando se llega a roma, y preguntando bien se llega más lejos. Así es que ya sea que quieres hacerlo tu mismo o desear dejárselo a un profesional lo mejor que debes hacer es evaluar y preguntar, investiga y hasta que no esté completamente seguro no hagas nada a la ligera.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Manuelette Ramirez Bencosme.
Fecha de publicación: Marzo 25, 2011.

Para citar este artículo en formato APA: