Enconfrado horizontal. Puntuales telescópicos de acero. Parte 1

En Europa existen diversos tipos de sistemas de apuntalamiento para encofrados y forjados de los que los mas extendidos son los puntales telescópicos de acero y sobre su utilización segura hay un gran desconocimiento por parte de sus usuarios, que conlleva una alta siniestralidad, en los procesos de encofrado horizontal.

El objetivo de esta NTP es la descripción de los puntales telescópicos regulables de acero con rosca visible, oculta o cubierta; los riesgos y factores de riesgo relacionados con su utilización y las medidas de prevención y protección a adoptar con relación a los riesgos descritos. Para ello se describen básicamente sus características principales, los materiales y las recomendaciones de utilización relacionadas con el montaje y desmontaje para trabajar en condiciones de seguridad.

:: Definición y partes. Clasificación y Utilización
Definición y partes

Un puntal telescópico regulable de acero, es un apoyo provisional que trabaja a compresión y que se utiliza normalmente como soporte vertical temporal en las obras de construcción o para realizar funciones similares como evitar derrumbes en estructuras inestables.

Un puntal consta de dos tubos que pueden desplazarse telescópicamente uno dentro del otro y posee un sistema de reglaje con un pasador, insertado en los agujeros del tubo interior y un medio de ajuste fino a través de un collar roscado. Las partes principales de un puntal telescópico regulable de acero son:

  • Placa de asiento: Placa que se fija perpendicularmente al eje en cada uno de los extremos del tubo interior y del tubo exterior.
  • Tubo exterior: Tubo de mayor diámetro con uno de los extremos roscado.
  • Tubo interior: Tubo de menor diámetro provisto de agujeros para el ajuste aproximado del puntal.Se desliza dentro del tubo exterior.
  • Dispositivo para el ajuste de la longitud: Dispositivo que consta de un prisionero (perno, espiga o pasador), tuerca de ajuste y agujeros en ambos tubos, exterior e interior.
  • El prisionero se inserta a través de los agujeros del tubo interior, y marca la longitud aproximada.
  • La fuerza de ajuste dispone como mínimo de una empuñadura y tiene una cara que soporta el prisionero para sostener el pasador o el mecanismo de recuperación rápida en los que lo poseen, y sirve para realizar ajustes finos de la altura del puntal.

Las partes y detalles principales de un puntal telescópico se pueden ver en la Fig. 1


Figura 1 Partes principales de un puntal telescópico regulable de acero

Clasificación y utilización

Los puntales telescópicos de acero regulables se clasifican de acuerdo con su resistencia característica nominal y su longitud de extensión máxima; en el mercado existen muchos modelos en función de estas dos variables. Sus longitudes varían entre 1 y 6 metros y con capacidades resistentes variables. Para alturas superiores se deben utilizar estructuras tipo cimbra.

Los puntales de encofrado se utilizan en las obras de construcción para soportar temporalmente el encofrado y parte de la estructura de hormigón armado, hasta que ésta adquiera la resistencia adecuada. Su utilización segura se debe realizar bajo la dirección facultativa siempre que cumplan las cargas máximas admisibles para las diferentes alturas en que vayan a utilizarse, siguiendo los diagramas de carga y los coeficientes de seguridad facilitados por el fabricante.

Riesgos y factores de riesgo

  

Los principales riesgos asociados al empleo de puntales son los siguientes: Derrumbe de la estructura superior, caída de puntales sobre personas y/o bienes en las operaciones de elevación, carga y descarga, caída de puntales sobre personas y/o bienes en las operaciones de almacenamiento, golpes por objetos durante el montaje o desmontaje del puntal, atrapamiento de las manos en la descarga del puntal, lesiones y cortes en las manos con la tuerca del puntal, sobreesfuerzos en la manipulación manual de los puntales

Derrumbe de la estructura superior

Puede ser debido a una carga excesiva por puntal, al desplazamiento horizontal de la carga, a puntales utilizados inadecuadamente o sin durmientes de reparto de carga, o a otras causas que se describen más abajo.

  • Carga excesiva por puntal
    Sus causas principales son:
    a. Puntales insuficientes
    b. Puntales poco resistentes o deteriorados por corrosión interna y/o externa
    c. Fatiga del material constitutivo
    d. Puntales mal instalados. (Mal aplomados y sin pasador bien insertado o incluso no apto)
  • Desplazamiento horizontal de la carga
    Sus causas principales son:
    a. Mal arriostramiento del encofrado
    b. Esfuerzos laterales debidos a puntales mal aplomados. Fig. 2
    c. Puntales sometidos a esfuerzos laterales de origen diverso. Fig. 3
    d. Puntales instalados sobre superficies inestables. Fig. 4
    e. Dobles apuntalamientos mediante la utilización de dos puntales para ganar altura en encofrados intermedios. Fig. 5
    f. Golpes o choques contra el encofrado o apuntalado de equipos móviles como carretillas elevadoras

 


Figura 2
Puntal mal aplomado


Figura 3
Puntal sometido a esfuerzos laterales


Figura 4
Puntales instalados sobre apoyos inestables


Figura 5
Doble apuntalamiento

  • Puntales utilizados inadecuadamente
    Al ser empleados como jabalcones de acodalamiento en entibado de encofrados de muros verticales.
  • Puntales mal aplomados, con cargas excesivas o mal montados
    Algunos ejemplos de estas situaciones son los siguientes:
    a. Puntales montados sin durmientes de reparto de cargas en sus bases, asiento débil o desplazable bajo el puntal (suelo débil, incremento de altura utilizando maderas poco estables, falta de acuñamiento o de clavazón, etc.).
    b. Aplicación de cargas puntuales excesivas sobre el encofrado (acopio de material, maquinaría, etc.).
    c. Utilización de puntales montados con elementos de distintos fabricantes, que no garantizan el cumplimiento de las garantías de resistencia frente a los esfuerzos para los que han sido diseñados
  • Caída de puntales sobre personas y/o bienes en las operaciones de elevación, carga y descarga
    Puede ser debida a:
    a. Flejado incorrecto del paquete de puntales. Fig. 6.
    b. Desmontaje fortuito por no estar fijados alguno de los dos tubos, interior o exterior de algún puntal.
    c. Izado del paquete de puntales eslingados de forma que no se garantiza su horizontalidad. Fig. 7.
    d. Ausencia de muelle de descarga en voladizo para la manutención de puntales por fachada.
    e. Personas situadas en la vertical de izado o recorrido de la carga.

Figura 6
Flejado incorrecto de puntales


Figura 7
Izado de puntales eslingados de forma incorrecta

  • Caída de puntales sobre personas y/o bienes en las operaciones de almacenamiento
    Puede deberse a un acopio de los puntales incorrecto (Fig. 8) o a una torreta de acopio de puntales inestable.

Figura 8
Acopio de puntales incorrecto

  • Golpes por objetos durante el montaje o desmontaje del puntal
    Puede deberse a:
    a. Caída del tubo interior porfalta de seguro de antidesmontaje involuntario, que puede provocar la salida del tubo exterior al extender el puntal.
    b. Caída de elementos del encofrado (correas, vigas, etc.) que soporta el puntal.
    c. Montaje o desmontaje incorrecto en las proximidades del perímetro del forjado de apoyo.
    d. Manipulación incorrecta.
  • Atrapamiento de las manos en la descarga del puntal
    Fundamentalmente se debe a manipulación incorrecta en los procesos de extensión o retracción.
  • Lesiones y cortes en las manos con la tuerca del puntal
    Pueden tener su origen en el roscado y desenroscado manual de la tuerca sin utilizar guantes adecuados o bien en el contacto con las rebabas interiores de los tubos interior y/o exterior.
  • Sobreesfuerzos en la manipulación manual de los puntales
    Suelen deberse a la manipulación manual de puntales sin seguir las técnicas de manipulación de cargas y el peso máximo a transportar según la normativa vigente.
  • Medidas de prevención colectiva
    A continuación describiremos las medidas preventivas a aplicar frente a cada uno de los riesgos descritos en el apartado anterior.
  • Derrumbe de la estructura superior
    Estas medidas pueden ser previas al montaje o referirse al propio montaje.

    Medidas preventivas previas al montaje

    La dirección facultativa de la obra debe tener en cuenta las especificaciones del fabricante de los puntales utilizados así como la normativa aplicable EHE de hormigón (RD 996/1999) para su correcto dimensionado.

    Antes de proceder al montaje de los puntales se debe efectuar un replanteo completo de los puntales, categorías y tipos a ubicar en todas las plantas, siguiendo los planos elaborados por la dirección facultativa de la obra, siendo revisados en cada puesta por el jefe de obra para controlar visualmente su correcto posicionado, arriostramiento horizontal de las cargas a soportar y su estabilidad según proyecto.

    Los puntales, no aguantan lo mismo según las condiciones, quedando a criterio de la dirección facultativa la elección del tipo más adecuado a cada caso concreto para ser utilizado deforma segura. Deforma general, en la elección de puntales debe tenerse en cuenta:

    a. El peso del forjado, exactamente el peso del área de forjado que le pueda llegar al puntal.
    b. La altura libre entre plantas.
    c. El puntal elegido deberá tener a la altura de la planta una carga de utilización mayor o igual que el peso que debe soportar.

    En el caso de puntales con maneta, utilizar la maneta para pretensar o aflojar los puntales sólo con la mano. No se debe golpear la maneta con un martillo.
    Antes del montaje, especialmente después de cada puesta, se debe revisar el estado de los puntales, especialmente el roscado, pasador, tuercas, seguro antidesmontaje si lo incorpora y otros elementos de seguridad de los puntales. También se debe vigilar que ambos tubos no presenten deformaciones, rasgados por orificios o soldadura o muestras de corrosión profunda que impidan su perfecta verticalidad. No utilizar piezas distintas a las originales para sustituir otra dañada o perdida. Ver cuadro 1.

PuntalesSINO
Presentan golpes que disminuyen su sección
Están doblados
Presentan signos de corrosión interna o externa
Faltan piezas
Presentan signos de haber alterados (Por ej. soldaduras hechas en obra)
Elementos de madera
Presentan golpes, fisuras o nudos
Son los adecuados a la superficie de sustentación

Una vez ratificado que el material se encuentra en perfectas condiciones, se procede al montaje de los puntales siguiendo los planos proporcionados por la dirección facultativa, ubicando trípodes u otras estructuras de fijación que aumenten la estabilidad del sistema y permitan un montaje más rápido y seguro.

La utilización de trípodes es necesaria para la posterior instalación de sistemas de protección colectiva (p.e. red horizontal), en previsión de caídas a diferente nivel al trabajar sobre el encofrado horizontal y altamente recomendable ya que ayudan en el montaje y facilitan la estabilidad posterior del sistema; deben ser adaptables a los diferentes grosores y deben llevar incorporado un seguro de desmontaje involuntario. Fig. 9.

Como norma general, los tubos deberían escogerse entre las especificaciones relacionadas en las respectivas normas nacionales, europeas e internacionales existentes, especialmente la UNE-EN 39, UNE-EN 10305-3, UNE-EN 10210-1, UNE-EN 10210-2, UNE-EN 10219-1, UNE-EN 10219-2, ISO 2937, ISO 3304, ISO 3305 y la lSO 3306.

La protección contra la corrosión ha de ser efectiva y por los métodos recogidos en el punto 6.3 de la norma UNE EN 1065.

Los datos de las tablas facilitadas por los fabricantes de puntales son para puntales nuevos o en buen estado de uso, aplomados y con la carga vertical centrada, por lo que los puntales en mal estado deben ser desechados pues su utilización no garantiza la seguridad del conjunto.


Figura 9
Modelo de trípode para puntal



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Manuelette Ramirez Bencosme.
Fecha de publicación: Enero 2, 2011.

Para citar este artículo en formato APA: