Como se sabe el hormigón por utilizar en las estructuras debe cumplir, simultáneamente, una serie de requisitos que dificultan su elaboración en pequeña escala (dosificacion, componentes, etc). Una buena alternativa es la utilización de hormigón elaborado cuya producción se realiza en planta central mediante equipos con dosificación precisa y automática de materiales y transportado a obra en camiones motohormigoneros, permite el cumplimiento de las exigencias resistentes y durables del proyecto con relativa facilidad y a costos que, generalmente, resultan accesibles.

Para la utilización de hormigón elaborado, además de acordar las condiciones comerciales, el responsable de obra debe realizar una adecuada programación de la entrega que se coordina con el proveedor de hormigón elaborado, el día, horario de inicio del hormigonado y la frecuencia de llegada del material. Hay que tener en cuenta que, generalmente, se dispone para el transporte del uso de equipos motohormigoneros de 8 m3 de capacidad (aunque hay más pequeños y más grandes), por lo que se recomienda prever la provisión en módulos de esa cantidad (o de la que se utilice).

Respecto del pedido, en el mismo deben incluirse –además de la dirección de la obra y comitente– los siguientes datos sobre el hormigón:

a. Resistencia especificada.
b. Clase de exposición de la estructura (o relación a/c, tipo de cemento y CUC mínimo si corresponde).
c. Asentamiento (generalmente a partir de 5 cm).
d. Tamaño máximo del agregado grueso.
e. Otros si corresponde (temperatura máxima del hormigón fresco, contenido de aire
intencionalmente incorporado, tipo de cemento, contenido de adiciones, etc.).

El proveedor de hormigón será responsable del cumplimiento de estas especificaciones al momento de la descarga del material en obra, y el jefe de obra deberá establecer el plan de muestreo y los ensayos que utilizará para su verificación.

Existen casos en los que el comitente prefiere utilizar los servicios del proveedor de hormigón sólo para su elaboración y transporte y se hace responsable sobre la dosificación del material y, consecuentemente, de los resultados de resistencia.
Obviamente, esta práctica no es común, ya que es recomendable dejar en manos del proveedor la dosificación y la responsabilidad sobre la calidad del material.

Dentro de los hormigones de alta performance, el hormigón autocompactante es aquel
que tiene la habilidad de deformarse por peso propio, y llena los sectores del encofrado sin necesidad de compactación mecánica interna ni externa con una excelente terminación superficial. Este hormigón se aplica a estructuras muy densamente armadas o de difícil acceso, elementos estructurales verticales (tabiques), en estructuras para túneles y elementos premoldeados.



Recomendaciones que ayudan con el estudio de este tema.

Créditos & citaciones.

Autor: Equipo de redacción, Manuelette Ramirez Bencosme.
Fecha de publicación: diciembre 23, 2010.

Para citar este artículo en formato APA: